Skip to Content

El arte

no es otra cosa que transmitir a la caravana de la vida lo que hemos conocido mientras vivíamos

LOS FRUSTRADOS

 portada LOS FRUSTRADOS

LOS FRUSTRADOS

Un joven apodado Güisqui constituye el hilo conductor de esta narración. A través de su infancia, adolescencia y juventud se nos va presentando el cartel de personajes que desfilan por las páginas de LOS FRUSTRADOS:
Gusano, el propietario del bar; Marciana, la vendedora de golosinas y narcóticos; Félix Ochoa, el típico borracho faltón; Muladar, el inmóvil parroquiano con quien se ceban siempre todos los pesados de barra fija; Leónidas, poeta místico y fumador empedernido; o Al Viento, viajero cosmopolita asombroso, y asombrado por ellos, entre otros prototipos, como los niños que perpetúan los roles de sus hermanos mayores.
Un vasto elenco que es por si solo un documento histórico de la vida del barrio obrero a finales de los años 80 y principios de los 90 y que el autor conoce de primera mano: gente confinada entre la humareda de los bares y el vapor de la cerveza, olvidados del mundo que hay más allá de la puerta. Pero también aquellos que vienen al rescate de estos dejados con historias reales de que es posible el cambio y de que la demora en la consecución de nuestras metas tiene siempre una razón de ser.

-145 pags
-12,00 €

Brindo

por todo lo imposible e inalcanzable, por la belleza de lo prohibido. Porque lo legal sea justicia, lo inmoral pura delicia. Porque entre las masas surja un pueblo que haga fácil lo infinito.